Benelli TNT 899: tres veces mejor

18-01-2013

Tres son los colores de la bandera de Italia. Tres son los cilindros que tiene el motor de esta moto. Y también son tres los adjetivos que mejor la describen: bella, poderosa y adictiva. Una de las máquinas más esperadas por los amantes de las dos ruedas pisa suelo argentino y anticipa su ensamble en el país. Aquí, la prueba en exclusiva.

 

Para el deleite de los más puristas, la Benelli TNT 899 llega a nuestro país de la mano de Zankey Motors, el gigante fabricante chino propietario de Keeway y también de esta mítica marca italiana. Se trata de una apuesta realmente fuerte por parte de la empresa, si tenemos en cuenta las condiciones aduaneras y económicas que rigen hoy en el país. Más aún porque la idea no termina simplemente en importar este modelo (que se estaría lanzando oficialmente durante el segundo trimestre de 2013): Keeway Argentina tiene grandes planes para la marca y ya está comenzando los preparativos en su planta de Moreno para crear una nueva línea de producción para ensamblar localmente la 899. 

Bella
Hechas las presentaciones de rigor, las entrevistas, las fotos y una breve charla con los mecánicos, llegó la tan ansiada hora de subirnos a esta bestia. Teníamos muchas expectativas depositadas en una máquina que fue desarrollada por una marca europea con poca penetración en nuestro continente (a excepción de países más grandes como México o Estados Unidos). Al estar parados frente a ella y analizar al detalle todos sus componentes, no pudimos evitar emocionarnos porque esta TNT es una máquina única. Derivada en principio de una moto deportiva de la marca (la Tornado), sus siglas dejan en claro el concepto a seguir (Tornado Naked Tre, o sea TNT). Una moto deportiva de diseño detallado que no deja a nadie indiferente.

Poderosa
Al dar contacto, la instrumentación realiza el correspondiente chequeo y habilita el encendido. Desde arriba de la moto, la visibilidad del tablero es completa. Está compuesto por una gran esfera central analógica para el tacómetro, y una pequeña pantalla LCD que muestra el resto de la información: velocidad, capacidad del depósito, odómetro, temperatura, etc. Los testigos tradicionales se hallan a la izquierda y flanquean el tacómetro. El encendido se realiza en forma rápida y el motor despierta con un aullido rabioso. El escape parece no tener demasiados sistemas anticontaminantes, ya que el sonido que emite es puro y extremadamente deportivo. El tacto del acelerador es preciso. Ante el menor movimiento, las RPM responden de manera acorde, brindando un adelanto de lo que está por venir.

Adictiva

Los primeros metros sirven para hacerse con la dinámica de la moto. El chasis es toda una obra de arte. Se trata de dos secciones de tubos de acero redondos que conforman las vigas laterales y el basculante. Todo se une mediante unas robustas pletinas de aleación de aluminio en los laterales. La rigidez es absoluta y el peso es bastante contenido, lo que contribuye con la agilidad. La caja de cambios es precisa, con un recorrido corto y deportivo. Los cambios se enlazan sin problemas ni ruidos extraños.


El motor tiene un tacto muy particular. La moto tiene mucho carácter. El tricilíndrico vibra un poco en toda la gama de revoluciones, pero es parte del encanto italiano. En muchos lugares hemos leído que este tipo de motores tiene la suavidad de un cuatro en línea con el torque de un bicilíndrico. En este caso en particular, la suavidad no viene como en un 600 japonés, sino que la respuesta es tosca y agresiva, casi como en una moto streetfighter de 1.000 cc (como una Yamaha FZ1, parecido). La aceleración es instantánea. No hay ni un milisegundo de pérdida en la transmisión. El acelerador es tan sensible y el motor tan potente de abajo, que hay que prestar mucha atención en la conducción. Sobre todo con tránsito adelante nuestro, ya que ante el menor movimiento, la moto sale disparada hacia delante. Incluso a bajas vueltas, lo que demuestra que el torque está presente desde muy abajo.

Calidad de sobra
Gracias a la buena pisada que ofrecen sus neumáticos (unos Michelin Pilot "súper pegajosos") la estabilidad es muy buena. La Benelli muestra su mejor cara en la conducción deportiva, ya que la nobleza de sus chasis y la relativamente corta distancia entre ejes permiten una agilidad excelente, sobre todo al enlazar curvas. El brazo de palanca que ofrece el ancho manillar es un aliado de oro en estas maniobras. Con muy poco esfuerzo se puede inclinar la moto en forma progresiva y lograr un paso por curvas realmente elevado. El chasis, las suspensiones y los neumáticos hacen el resto. Y los frenos, no podían quedarse atrás en cuanto a calidad. La Italiana Brembo firma ambos trenes. El delantero equipa doble disco lobulado con pinzas de cuatro pistones y anclaje radial y el trasero cuenta con una pinza de pistón simple también con disco "wave".

Como mencionamos antes, el tacto del freno trasero requiere un poco de adaptación, por el diseño mismo del pedal y de la estribera. El delantero responde a la perfección, con lo que un par de dedos bastan para detener la moto en cualquier situación.
Keeway está planeando comercializar la Benelli TNT 899 durante el año próximo, con un muy firme proyecto de ensamble nacional. El único "pero" a la hora de hacerse con un modelo de estos será el precio final, ya que -según nos informaron en la marca- podría rondar los 28.000 dólares. De todos modos, es de esperar que una moto tan exclusiva tenga un precio tan exclusivo, pues en los mercados europeos más importantes Benelli es competencia directa de marcas emblemáticas como Ducati, MV Agusta o Aprilia. La apuesta de Keeway ya está en marcha.


Opciones:
Yamaha FZ1 N (U$S 20.100)
Kawasaki Z1000 (U$S 21.000) (PRUEBA LM 55)

Si bien se trata de un segmento muy selecto debido a los precios elevados, las ofertas son más que interesantes. La ya "veterana" Yamaha sigue dando guerra con su poderoso motor de 150 CV. Aunque el diseño haya quedado un poco desfasado, les sigue gustando a muchos usuarios. La Kawasaki es una moto que lo tiene todo. Fue de las "motos del año" en 2011 y es una joya de la mecánica moderna.

MOTOR
TipoTres cilindros en línea, cuatro tiempos
DistribuciónDOHC, 12 válvulas
AlimentaciónInyección electrónica Walbro multipunto con toberas de 53 mm
Diámetro por carrera88,0 x 49,2 mm
Cilindrada899 cc
Potencia120 CV a 10.000 rpm
Torque11,2 kgm a 7.500 rpm
Relación de compresión12; 5: 1
EncendidoElectrónico por CDI
ArranqueEléctrico
LubricaciónCárter húmedo
TRANSMISION
Caja6 velocidades
EmbragueMultidisco bañado en aceite con mando manual
Transmisión primariaCascada de engranajes
Transmisión finalCadena de retenes
CHASIS
ConfiguraciónDoble viga en tubos de acero de sección redonda con platinas de sujeción laterales de aluminio y bascultante en tubos de acero de sección redonda
Inclinación de la dirección25 grados
Avance105 mm
SUSPENSIONES
DelanteraHorquilla telescópica invertida Marzocchi sin regulación con barrales de 50 mm
Recorrido120 mm
TraseraMonoamortiguador progresivo regulable en precarga de resorte y compresión
Recorrido115 mm
FRENOS
DelanteroDoble disco flotante de 320 mm tipo "wave" con pinzas radiales monobloque de aluminio y 4 pistones
TraseroDisco simple "wave" de 240 mm con pinza de pistón simple
RUEDAS
LlantasDe aluminio y 5 rayos
Neumático delanteroMichelin Pilot 120/70 ZR17
Neumático traseroMichelin Pilot 190/55 ZR17
DIMENSIONES
Largo / ancho / alto2.128 / 900 / 1.050 mm
Altura asiento820 mm
Distancia entre ejes1.443 mm
OTRAS CIFRAS
Tanque de combustible16 litros
Peso215 kg
Velocidad máxima250 km/h (declarada)

Share |
E-mail Comentarios
Valoración

Buscar en el sitio:
  
Banner AMV Asesores en seguros de moto y cuatriciclo
 
 
 
 
 

Otras páginas de Motorpress en las que puedes estar interesado

All contents copyright ©2008, Motorpress Argentina, All rights reserved.