El Bloque : Comentarios no existe

El Bloque : Comentarios no existe

El Bloque : Comentarios no existe

El Bloque : Comentarios no existe

El Bloque : Comentarios no existe
Dayama YFD: para todos los terrenos
 

Dayama YFD: para todos los terrenos

11-05-2010

Un cuatriciclo ágil, bien diseñado y con un motor muy potente. Así es el nuevo Dayama YFD 400 que, sumándose al popular segmento de los ATV deportivos de cilindrada media, puede adentrarse prácticamente en cualquier tipo de suelo. El circuito Millenium de Otamendi fue el escenario elegido para exprimir sus virtudes

 

Este producto de Dayama disfruta de un creciente éxito gracias a que cumple con las expectativas de la mayoría de los usuarios que buscan un cuatri de aptitudes deportivas: bajo peso, agilidad, diseño de vanguardia... pero por sobre todas las cosas, potencia a raudales. Si bien se trata de un modelo de origen asiático, el YFD cuenta con un diseño que respeta las últimas tendencias en la materia a nivel mundial, como guardabarros elevados, aristas marcadas y varias tapas embellecedoras que logran una fluidez de líneas que, si bien recuerdan a máquinas de otras marcas, son lo suficientemente personales como para identificarlas con Dayama.

La carrocería realizada en plástico de alta resistencia cuenta con una parte frontal compuesta por un escudo central amplio, donde se ubica un gran faro tipo Multiconvex. Este es flanqueado por efectivos guardabarros que dejan asomar dos ópticas de diseño logrado, pero que de fábrica no traen lámparas... El cuerpo central está dominado por un pequeño depósito de combustible que se agrupa de inmediato con el asiento, de amplias y cómodas formas. Mientras, las tapas laterales se extienden en la parte trasera para formar los guardabarros en forma de aleta, logrando así una carrocería completa y altamente deportiva.

Una vez al mando de este cuatri se advierte un manillar de una sola pieza, cuya pronunciada curvatura hacia arriba hace que los brazos caigan sobre él en una posición muy cómoda, algo que beneficia las maniobras a la hora de ejercer "palanca" sobre él. Los brazos quedan relajados y el tacto de los mandos es agradable. Eso sí, no hay tablero de instrumentos... simplemente un par de testigos de punto muerto y presión de aceite. Ya en la parte baja se encuentran unas grandes pisaderas de aluminio con soportes de tela reforzada entrelazada, junto con unas estriberas grandes, resistentes y con superficie en "diente de sierra". Mientras, un asa trasera ayudará a mover o remolcar el cuatri cuando se requiera asistencia ajena para salir de situaciones límite.

CHASIS A LA ALTURA

Para la parte ciclo, Dayama apostó a lo seguro y siguió las recetas tradicionales para este tipo de vehículos. Adelante posee un sistema de parrillas tipo McPherson con suspensión independiente para ambas ruedas. Por supuesto, éstas montan amortiguadores de largo recorrido y regulación en precarga de resorte para ajustar su comportamiento según el paladar de cada usuario. ¿Frenos? De discos en cada tren.

La doble cuna se cierra a la altura de la suspensión trasera, donde se anclan un precioso basculante de aluminio que aloja la transmisión (a cadena) y el disco de freno trasero, que además puede utilizarse como freno de mano desde una palanca colocada en el manillar izquierdo. El amortiguador trabaja sobre un sistema de bieletas de acción progresiva. Los neumáticos, anchos y eficaces, van montados sobre llantas metálicas reforzadas, y son capaces de soportar la lista innumerable de maltratos a los que se van a someter cuando aflore una conducción deportiva exigente.

La ergonomía está muy bien lograda. El asiento tiene la altura justa para que las piernas queden flexionadas lo necesario, y así poder controlar mejor el YFD. Las pisaderas dan un espacio extra, lo que permite cambiar la posición de los pies dependiendo de las circunstancias.

18 CV DE PURA POTENCIA

El monocilíndrico vertical instalado en esta máquina cubica 348 cc, y ofrece una gama de potencia muy aprovechable que puede mover el conjunto con holgada contundencia. Al encender el motor, haciendo uso del eficaz y rápido arranque eléctrico, se despierta con bríos. El único escape que asoma por el lateral derecho del cuatri dispone de sordina desmontable; pero la unidad de pruebas carecía de ésts, de modo que nos sorprendió con su sonido limpio y ronco, y notamos que el motor respiraba muy bien sobre todo en aceleraciones bruscas.

La primera marcha entra sin problemas, y el embrague se desliza con mucha suavidad y precisión. El acelerador se nota un poco duro en los primeros milímetros de su recorrido, pero en este seguramente se debía a las pocas horas de uso que tenía esta unidad. Al pulsarlo con fuerza, el nuevo Dayama salía disparado hacia delante haciendo gala de toda su fuerza, incluso intentando elevar su robusto tren delantero.

Al querer cambiar de marcha, nos encontramos con el primer inconveniente: la palanca de cambios está un poco baja, lo que dificulta meter la punta de la bota entre ésta y la pisadera. Por supuesto que se puede regular, desmontándola y volviendo a armarla moviendo unos dientes del estriado, pero la configuración de fábrica resulta un tanto incómoda. Al no disponer de herramientas para tal fin, tuvimos que continuar la prueba manipulando dicha palanca de costado. Una vez acostumbrados a la maniobra, la caja se mostró muy efectiva y la potencia se hizo presente aumentando a medida que se engranaba cada una de las cinco velocidades.

Si bien el motor eroga la potencia en forma pareja, es necesario el uso constante de la caja de cambios para sacar buen partido. Esto es así dado que el par motor aparece bastante arriba de la franja de revoluciones, por eso es recomendable prestar un poco más de atención a su giro que lo normal, especialmente en curvas lentas y cerradas.

La dirección, por su parte, es neutra y rápida. Ante la menor insinuación en el manillar, las ruedas delanteras van por donde se les indica, sin realizar movimientos extraños. Otro inconveniente surgió con la suspensión delantera, que puede hacer tope en situaciones extremas. Lo conveniente es regularla antes de ingresar en terrenos exigentes, como puede ser el trazado de Millenium. En contrapartida, la suspensión trasera trabajó bien en todo momento, ofreciendo una calidad de marcha más que satisfactoria. Además, el buen agarre de los neumáticos contribuye a que la precisión de la trazada sea muy efectiva. Pero ojo: las curvas deberán calcularse adecuadamente para evitar sustos. El eje trasero no es lo suficientemente ancho como para olvidarse de él mientras se intenta hacer derrapar el conjunto. Esto, junto a que el asiento no dispone de material antideslizante en su superficie, hará que se tenga que trabajar con el cuerpo un poco más de lo habitual para poder controlar el empuje de este deportivo purasangre.

LISTO PARA LARGAR

La marcha atrás se activa mediante una palanca ubicada debajo del depósito de combustible, sobre el lado derecho del cuatri. Dada su cercanía al cilindro y a la salida del múltiple de escape, es recomendable manipularla usando guantes, ya que el calor puede jugar una mala pasada. Su mecanismo es sencillo y efectivo, pero cuesta un poco volver a conectar la transmisión normal... quizás un punto a mejorar para Dayama en futuras versiones de este muy buen producto.

Este YFD 400 se puede encontrar en la extensa gama de concesionarios oficiales de la marca a un precio sensiblemente inferior (21.000 pesos) que el de su competencia más directa. Esta cualidad, combinada con la óptima calidad en sus componentes, lo posiciona fuertemente en el mercado ofreciendo una atractiva relación precio/producto.

Positivo:
Diseño agresivo
Potencia del motor
Suavidad de mandos
Medidas generales

Negativo:
Palanca de cambios incómoda
Marcha atrás difícil de manipular
Eje trasero angosto
Potencia y tacto frenos delanteros

 

FICHA TECNICA

MOTOR
- Tipo: Monocilíndrico 4T, 2 válvulas
- Distribución: SOHC
- Refrigeración: Por aire con radiador de aceite
- Diámetro x carrera: n/d
- Cilindrada: 348 cc
- Rel. de compresión: 9,2:1
- Alimentación: Carburador de tiro directo de 36 mm
- Encendido: Electrónico CDI
- Arranque: Eléctrico
- Lubricación: Cárter húmedo
TRANSMISIÓN
- Marchas: 5 velocidades y marcha atrás
- Embrague: Multidisco bañado en aceite
- Transmisión primaria: Manual
- Transmisión final: Cadena de retenes
CHASIS
- Configuración: Tipo doble cuna en tubos de acero
- Inclinación de la dirección: n/d
- Avance: n/d
SUSPENSIONES
- Delantera: Doble brazo oscilante independientE
- Recorrido: n/d
- Trasera: Monoamortiguador con bieletas de acción progresiva
- Recorrido: n/d
FRENOS
- Delantero: Doble disco autoventilado con pinza de pistón simple
- Trasero: Disco autoventilado con pinza de pistón simple
RUEDAS
- Llantas: Deportivas en acero reforzado
- Neumático delantero: 21/7 – 10
- Neumático trasero: 20/10 – 9
DIMENSIONES
- Largo: 1.780 mm
- Ancho: 860 mm
- Alto: 1.120 mm
- Altura asiento: 820 mm
- Distancia entre ejes: 1.230 mm
OTRAS CIFRAS
- Capacidad combustible: 9 litros
- Peso: 194 kg
- Potencia máxima: 17,4 CV a 7.500 rpm 
- Torque máximo:  n/d
- Velocidad máxima: n/d
 

Share |
E-mail Comentarios
Valoración

Buscar en el sitio:
  
 
 
 
 

Otras páginas de Motorpress en las que puedes estar interesado

All contents copyright ©2008, Motorpress Argentina, All rights reserved.