Zanella RZ 25 R: arrancacorazones

22-02-2013

¿Una Zanella súper deportiva? Así es. La marca de Caseros incorporó a su catálogo una máquina de características Racing que sus seguidores le estaban pidiendo a gritos. Diseño moderno, destacada calidad de componentes, precio tentador y grandes sensaciones a sus mandos son sus características principales. Una moto llamada al éxito.

 

No cabe duda de que el segmento favorito de los argentinos es el de las motos deportivas. Las naked se venden muy bien, las custom tienen muchos seguidores del cuero y el cromo, y las trail pequeñas son cada vez más populares por culpa del lamentable estado de nuestras calles. Pero... ¿Quién no soñó alguna vez con estrujar un acelerador a fondo por un circuito, bien "agachado" y con el motor rugiendo sin cesar? Claro. Un detalle: los precios de estas máquinas son elevadísimos. Prohibitivos, a veces. Solo para pocos. Entonces, ante esta situación, la receta es fácil: bajar la cilindrada, bajar la tecnología, bajar las prestaciones... pero nunca las sensaciones.

Hubo una época dorada en la que las deportivas de 400 cc brillaron con luz propia. Modelos totalmente "a escala" de sus hermanas mayores, incluida la arquitectura de sus plantas motrices. ¿Te acordás de las ZX400, GSXR400, FZR400 y CBR400? ¿Y de la fantástica VFR 400 RR con motor V4 y distribución por cascada de engranajes? ¡Que épocas! Por supuesto, terminaron siendo caras también, por lo que muchos fabricantes incursionaron en el mercado del cuarto de litro.

En nuestro país, desde hace décadas, el claro exponente vino de la mano de Kawasaki. Primero con las "Ninjitas" 250, pasando luego por la exclusividad y glamour de las ZZR 250, llegando a nuestros días con la superventas Ninja 250R. ¿El secreto? Buenos componentes, motor poderoso, estética agresiva y prestaciones muy aceptables. Nuevamente, el dólar, los impuestos, la aduana y el gobierno nos juegan en contra y esta sencilla moto se torna casi inalcanzable para muchos argentinos. Entonces, los fabricantes o ensambladores bajo sistema CKD pusieron manos a la obra para intentar llenar ese vacío tan grande de nuestro mercado, que a buen precio seguro tiene demanda. Arranco Keller y su K2, una buena moto. Motomel le dio un giro más de tuerca al asunto presentando la agresiva Megelli. Una más tímida Gilera VC 200 R intentó sumarse a este selecto club. Y como no podía ser de otra forma, Zanella dijo presente con este producto que sorprende.


Moderna y exquisita
Moderna por el diseño de sus líneas generales. Sin duda es muy actual. Formas afiladas y muy aerodinámicas. Fluidez total, acompañada de una lograda homogeneidad en todos los sectores de la moto. El frontal puntiagudo con un "morro" bien bajo alberga unas ópticas de formas ya "clásicas" en motos deportivas. Su interior esconde unos proyectores de estilo automovilístico que prometen iluminar el camino por más profunda que sea la noche. Se corona con una pantalla baja en color fumé, que servirá para protección aerodinámica y que fue de gran utilidad durante nuestra prueba.

El carenado principal es del tipo multicapas y se presenta como novedad en el segmento de motos de bajo costo. Al mezclar diferentes materiales, colores y texturas se logra el objetivo de cubrir los laterales y bajos de la moto de una forma muy armoniosa, artística y efectiva a la vez. Este estupendo trabajo se corona con una tornillería de buena calidad que deja todo en su lugar y que reduce las vibraciones al mínimo. 

 

Vamos de ruta

El arranque es un poco complicado. El bendix es lento y al estar alimentada por carburador, se requiere del cebador si la moto esta fría. También en esta situación tendremos que ayudarla con un poco de acelerador para que no se pare. El sonido del motor es alegre al ralentí, generado por ese corto escape que asoma por el lado derecho de la moto, que tan de moda está hoy en día.

Con la temperatura óptima alcanzada, nos lanzamos en la búsqueda de largas rectas y pronunciadas curvas para ver qué nos ofrece esta RZ. El motor tiene un tacto brusco y tosco a bajas vueltas. Con una primera velocidad bastante corta y unos intervalos de explosiones espaciados a bajas vueltas, nos hubiese gustado más que Zanella eligiera otro propulsor para mover esta moto, ya que este tacto áspero da una sensación de mala calidad, lo que empaña un poco las expectativas que teníamos al subirnos. Pero todo tiene una explicación y más adelante veremos porqué.
Como siempre decimos, para llegar a la autopista o a nuestra ruta favorita, hay que atravesar la ciudad, y este tipo de vehículos no son los más aptos para lograrlo. Las suspensiones son duras, muy duras. La salida de la redacción está rodeada de calles empedradas (la antigua y tan querida Barracas) y es un terreno perfecto para poner a prueba cualquier sistema de suspensiones. La Zanella absorbe dentro de límites aceptables, pero el recorrido de las mismas es muy acotado y los hidráulicos están apretados al máximo, lo que seguramente beneficiará la conducción deportiva, pero para nada ayuda en este ámbito. La horquilla delantera es convencional y sin posibilidad alguna de ajuste, mientras que el amortiguador trasero permite el tradicional ajuste de precarga de resorte, que trabaja sobre un sistema de bieletas progresivas.

Si el tránsito se pone lento, el motor jugará una mala pasada: la imprecisión de las primeras velocidades y el tacto áspero mencionado hará que indefectiblemente deseemos un scooter. Además, los espejos sobresalen bastante, con lo que el zig-zag se torna difícil. Pero por suerte, siempre hay una autopista cerca. Así que ahí llegamos y pudimos "respirar" un poco.

Ahora sí, nos movemos un poco para atrás (y podemos hacerlo sin problemas ya que el asiento es bastante generoso en dimensiones), nos agachamos buscando esa tan ansiada protección aerodinámica y gas... En este ámbito es otra cosa. La aguja del tacómetro sube alocadamente hasta su límite de 9.000 rpm (justo antes del corte) y comenzamos a ver tres dígitos en el bonito velocímetro digital. La sucesión de cambios se realiza de forma muy fluida y casi sin perdida de potencia, y en cuestión de segundos y casi sin darnos cuenta, estamos realizando una conducción deportiva al 100 por ciento. Así, la velocidad máxima se alcanza muy rápidamente, que se sitúa en torno a los 135 km/h. El ronco sonido del escape de acero inoxidable acompaña esta experiencia en todo momento, incrementándola un poco si se quiere. La agilidad de la moto es total, brindada principalmente por unos neumáticos no muy anchos (sobre todo el trasero), que pueden llegar a penalizar en estabilidad a altas velocidades. 

Se pueden efectuar rebajes bruscos y controlar el freno motor con el embrague en todo momento. La moto mantiene la compostura y el motor responde con alegría cuando aceleramos nuevamente (a fondo, por supuesto).

Libertad total
Llega la ruta y comienzan las curvas. Las estriberas están en una posición relativamente baja, lo cual no fuerza mucho las piernas. Esto favorece un poco, ya que podemos hacer una buena presión sobre las mismas y ayudar a meter la moto en la trazada. El bajo peso general, la geometría de la dirección y los mencionados neumáticos no muy anchos, hacen que la moto obedezca al milisegundo, por lo que hay que tener cautela en estas maniobras. El chasis doble viga de acero es bastante rígido, lo que sumado a la dureza de las suspensiones garantiza estabilidad con la moto inclinada. La dirección es muy neutra y también colabora aquí. Las formas del tanque también son aliadas de oro ya que permiten que las piernas puedan ejercer fuerza para llevar la moto hasta sus límites de inclinación (seguramente los avisadores de las estriberas nos lo harán saber).
El equipo de frenos es uno de los conjuntos más sobresalientes de esta moto. Compuesto por un simple disco de gran diámetro y pinza de dos pistones en el tren delantero, y por un robusto disco y pinza de un pistón en el trasero logra un poder de frenado muy homogéneo y potente. La progresividad que ofrecen ambos elementos es destacable, y gracias a un accionar preciso confieren una sensación de seguridad pocas veces vista en una moto de bajo costo. Muy bien por Zanella.
Esta interesante moto estará disponible en la amplia red de concesionarios oficiales de la compañía a un tentador precio sugerido de 21.900 pesos. Gozará con la exclusiva garantía extendida de Zanella de dos años, posicionándose como una alternativa muy válida dentro del segmento de motos súper deportivas de 250 cc.
Una vez más, Zanella planta bandera en las preferencias de los motociclistas argentinos que no disponen de una fuerte suma de dólares para comprar una moto de diseño, prestaciones y confort.

 

Opciones:
Keller K2 Racing ($ 21.300) PRUEBA: LA MOTO 52
Motomel Megelli 250 R ($ 27.900) PRUEBA: LA MOTO 69
Gilera VC 200 R ($ 12.500)
Hyosung GT 250 R ($ 37.300) PRUEBA: LA MOTO 66
Kawasaki Ninja 250 R (U$S 10.800) PRUEBA: LA MOTO 73

Es bueno que haya varias opciones para elegir. Y sobre todas las cosas, para todo tipo de presupuesto. Keller ofrece una buena moto, con un chasis grande y prestaciones muy aceptables. La Megelli es todo nervio y sensaciones deportivas, lo que hace notar en su precio final, aunque sus terminaciones están por debajo de la Zanella. Gilera ofrece una moto de estética muy atractiva, pero con un motor un poco más chico y, por supuesto, prestaciones y calidad menores. La Hyosung con su motor bicilíndrico en V derivado de un modelo Suzuki y sistema de inyección electrónica es una joya única a un precio bastante justo. Por último, la más cara y aun así superventas Kawasaki Ninja 250 R sigue siendo la favorita.

 

MOTOR
TipoMonocilíndrico vertical, 4 tiempos
DistribuciónOHC, 2 válvulas
AlimentaciónCarburador de tiro directo
Diámetro x carreran/d
Cilindrada250 cc
Potencia19 CV a 7.500 rpm
Torquen/d
Relación de compresiónn/d
EncendidoElectrónico por CDI
ArranqueEléctrico
LubricaciónCárter húmedo
TRANSMISION
Caja5 velocidades
EmbragueMultidisco bañado en aceite con mando manual
Transmisión primariaCascada de engranajes
Transmisión finalCadena de retenes
CHASIS
ConfiguraciónDoble vigaen tubos de acero de sección cuadrada y basculante de aluminio 
Inclinación de la direcciónn/d
Avancen/d
SUSPENSIONES
DelanteraHorquilla telescópica convencional sin regulación
Recorridon/d
TraseraMonoamortiguador con regulación en precarga de resorte
Recorridon/d
FRENOS
DelanteroDisco flotante de 300 mm con pinza de dos pistones
TraseroDisco simple de 220 mm con pinza de pistón simple
RUEDAS
LlantasDe aluminio y 5 rayos dobles
Neumático delantero110/70 R17
Neumático trasero130/70 R17
DIMENSIONES
Largo / ancho / alto2.000 /690 / 1.075 mm
Altura asienton/d
Distancia entre ejes1.425 mm
OTRAS CIFRAS
Tanque de combustible12 litros
Peso148 kg
Velocidad máxima135 km/h (estimada)

 

 

Share |
E-mail Comentarios
Valoración

Buscar en el sitio:
  
 
 
 
 
 

Otras páginas de Motorpress en las que puedes estar interesado

All contents copyright ©2008, Motorpress Argentina, All rights reserved.